Uruguay

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

(Regresar a la Portada)


No es un lugar habitual para los viajeros a Sudamérica. Pero es una buena idea para quienes, estando en Buenos Aires, dispongan un poco de tiempo y sientan la curiosidad de asomarse al país vecino. Y también para quienes quieran disfrutar de un ambiente de playa.


Contenido

[editar] Colonia/Sacramento

Desde Buenos Aires se llega a Colonia en ferry después de una travesía que dura entre 1 y 2 horas. Colonia es una ciudad encantadora, de aspecto colonial, llena de sabor, situada al otro lado del Río de la Plata, en frente mismo de Buenos Aires.

La excursión a Colonia puede hacerse regresando en el mismo día a Buenos Aires. Es una visita llena de interés y bien aconsejable.


[editar] Montevideo

Con fama de provinciana, de detenida en el tiempo, la realidad es que Montevideo tiene mucho más jugo del que se le suele suponer. Hay que ordenar un poco sus atractivos y olvidarse de Buenos Aires cuya sombra se extiende largamente y deja poco espacio a sus vecinos para sobresalir. Museos, playas en un mar de agua dulce, librerías, restaurantes y calles que han conservado sus comercios tradicionales dan motivos suficientes para disfrutar de la ciudad.

A la orilla del Río de la Plata, la capital uruguaya concentra aproximadamente la mitad de los habitantes del país. Es una ciudad grande y sin embargo, invita a pasear y ofrece muchos de los lugares que suelen visitarse a poca distancia unos de otros.

[editar] Para orientarse

Ver mapa.

Hay que decir que la ciudad vieja se sitúa al oeste, encajonada en una especie de península limitada al norte por las aguas del puerto y al sur por la orilla que se abre hacia la bahía. Está rodeada por el mar menos en su lado este por donde se extiende la ciudad nueva.

Hacia el este, pero siguiendo la línea de la costa, se extiende la ciudad con barrios residenciales que tuvieron fama de elegantes y que todavía hoy tienen el encanto de sus edificios de época. Hay quien los compara con los que han dado a Miami su fama art-decó. Son Punta Carretas y Pocitos, que combina sus construcciones antiguas y con carácter con nuevos comercios y edificios de estilo más actual.

Y más adelante, todavía, siguiendo La Rambla que bordea el litoral, siempre alejándose de la ciudad vieja, Carrasco, el barrio más exclusivo convertido en una especie de ciudad jardín. Los nostálgicos irán en busca del hotel Carrasco, que en la primera mitad del siglo XX fue lo más exquisito en cuanto a lujo y sofisticación. Y los aficionados a tomar el sol preferirán dedicarle un rato a la playa de dunas que se abre al Río de la Plata.

[editar] La Ciudad Vieja

Ver mapa

La plaza de la Independencia marca el límite de la ciudad vieja. Una imagen ecuestre del general Artigas, padre de la patria, la preside. Como curiosidad hay que señalar el enorme caserón del Palacio Salvo, un mazacote que parece que puso los pelos de punta a Le Corbussier, pero que cuando se construyó en 1928 fue el edificio en hormigón más alto de Sudamérica. Todo un record.

En la misma plaza está la Puerta de la Ciudadela y tocando a la plaza el famoso Teatro Solís, hoy restaurado y que se visita. La decisión de construirlo se remonta a 1840 con el propósito de dar a la capital un teatro que "esté en armonía con la prosperidad y la riqueza de la República". En la fachada, adornada con elegantes columnas, un sol radiante cubre el frontón y hace un guiño a la bandera para recordar el sentimiento patriótico que animaba a los próceres de la ciudad a mediados del XIX.

Torres García fue el gran pintor uruguayo que conectó con las vanguardias europeas y que hoy está en todos los grandes museos. Pequeño, pero que no puede dejar de visitarse, es el Museo Torres García, también junto a la Pza de la Independencia, que muestra desde pinturas hasta los juguetes de madera que hicieron famoso al maestro.

Casi al lado, está la librería Mas Puro Verso. Fue, en tiempos una óptica, y ocupa un local que no pasa desapercibido. Los libros ayudan a conocer el panorama intelectual uruguayo. Y la cafetería, en el piso de arriba, dará ocasión de disfrutar durante un rato del ambiente del lugar.

La calle Sarandi es peatonal. Recorre de punta a punta la ciudad vieja y es un gozo andar por ella.

Enseguida se encuentra la Plaza Matriz. El nombre indica que es aquí donde se encuentra la Catedral. Y también el Cabildo, un edificio dieciochesco de porte noble y estilo neoclásico. En los alrededores de la plaza, algunos puestos callejeros invitan a comprar grabados y pequeñas obras de arte de jóvenes creadores uruguayos.

¿Otro café, para quienes no lo tomaron en Mas Puro Verso? Pues nada como un clásico en la ciudad: el café Brasileiro –a muy poca distancia- con su atmósfera tradicional y sin embargo viva y animada.

La plaza Zabala viene después. En ella se alza el palacio Taranco. De arquitecto francés y considerado por los montevideanos una pequeña joya, fue la casa de una rica familia hasta convertirse en museo de Artes Decorativas. Quienes tengan tiempo y les guste detenerse en los lugares para disfrutar de sus pequeños encantos, encontrarán en él, además de su colección, un romántico jardín francés y sobre todo una magnifica vista sobre la bahía que se alcanza desde su mirador y de la que bien vale la pena disfrutar.

Saliendo de los dominios de la calle Sarandí y derivando hacia el puerto se llega la Mercado del Puerto. El camino lleva por calles y por comercios de los de toda-la-vida. Es una concesión a la nostalgia y un regreso a como eran las cosas hasta hace bien poco tiempo. Y es también un pequeño juego entre el pasado y el hoy porque al lado de las tiendas más tradicionales se han colado tiendas más modernas de creadores que han tenido la iniciativa de instalarse aquí.

[editar] Al borde del agua

Bordeando el Río de la Plata, Las Ramblas recorren la línea del litoral. Es un lugar de paseo y de entretenimiento. Playa Ramírez se encuentra a no mucha distancia de la Ciudad Vieja, a la vista del elegante edificio de lo que fue un viejo casino a principios del siglo XX y que ahora es sede de Mercosur.

Próximo a la playa se halla el Parque Rodó, un lugar de esparcimiento de los montevideanos por donde será apetecible pasear. En él se encuentra el Museo Nacional de Artes Visuales.


[editar] Restaurantes

Justamente, en el Mercado del Puerto hay una oferta interesante. En ella destaca El Palenque, fuera de la cubierta del mercado. Y dentro, Roldós, con los platos más populares y con la seguridad de encontrar una buena conexión con la cocina uruguaya.

Mucho más sofisticado es Rara Avis, en el interior del mismo teatro Solís. Y fuera del teatro, pero en la vecindad Café Bacaray con una carta donde la carne, tan identificada con la dieta uruguaya, deja espacio a platos de cocina internacional para quien desee una tregua a la alimentación carnívora.



[editar] Punta del Este

La carretera de Montevideo a Punta del Este es muy agradable.

Punta del Este es la playa de moda para uruguayos y para argentinos. Se ha convertido en un lugar de vacaciones de los famosos, con turismo de dinero, bien cuidado y agradable. Sin duda, es la mejor playa en todo el litoral próximo a Buenos Aires.

Playas largas, de arena fina, poco concurridas cuando se aleja uno de la ciudad y de aguas más o menos tranquilas, componen un abanico de posibilidades para todos los gustos. Hay lugares con dunas y vegetación tipo mediterráneo (no cocoteros tropicales). Como en todo este frente atlántico, el mar es, por regla general, bravo y bate fuerte, el agua es fría y la temporada de baños es corta: viene a durar de diciembre a finales de febrero. En enero, la época de vacaciones escolares de Argentina, la zona suele ser muy concurrida.

Para ir a Punta del Este o bien se cruza el Río de la Plata en ferry hasta Colonia y allí se alquila un coche de alquiler, o bien se vuela a Montevideo (unos 35 minutos) y se recoge un coche en el aeropuerto.


(Regresar a la Portada)

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad